Coche patrulla de la Guardia Civil.
Coche patrulla de la Guardia Civil.

En la tarde del lunes, un matrimonio – él, unos 70 años de edad; ella, varios años más joven- era hallado muerto, con signos de violencia, en su domicilio del paseo Cronista Pareja Serrada, a poca distancia de la Fábrica de Paños. Allí se encontraba también su hijo, según ha confirmado este diario por varias fuentes. El matrimonio tenía también una hija.

Según ha trascendido, el matrimonio mantenía su residencia principal en Madrid, aunque pasaban largas temporadas en la casa donde han ocurrido los hechos, de los que se ha tenido noticia a las 16.10 del lunes, por la llamada de un vecino. De los fines de semana ocasionales y de sus estancias vacacionales habían pasado en los últimos meses a residir de forma continuada en el chalet, en un rincón muy discreto de Brihuega.

La Policía Judicial de la Comandancia de la Guardia Civil se desplazó poco después al lugar de los hechos para tratar de esclarecer las causas de las muertes, provocadas por arma blanca.

Consternación general

La concejala de Igualdad y Sanidad, Rebeca Cepero, ha señalado en declaraciones a Europa Press para LA CRÓNICA aún no ha asimilado la noticia. «Estamos todos bastante consternados y nerviosos por este suceso y el revuelo que está ocasionando en el pueblo», ha apuntado.

De momento, Cepedo ha subrayado que lo que conocen de forma oficial es que ha sido un suceso «muy dramático, pero aún no se sabe qué es lo que ha ocurrido exactamente»; están pendientes de que la Guardia Civil y el servicio médico forense les confirmen qué tipo de violencia hay detrás de estas muertes.

La edil responsable de Igualdad confirma que las víctimas «pasaban mucho tiempo en el pueblo porque tenían una casita muy acogedora», ha concluido, muy afectada por un suceso que todavía no ha podido ser comunicado a algunos familiares cercanos y deseosa de que se resuelva lo antes posible.