Manifestación de hosteleros en Toledo, a su paso por delante del Palacio de Fuensalida el 12 de noviembre de 2020.
Manifestación de hosteleros en Toledo, a su paso por delante del Palacio de Fuensalida el 12 de noviembre de 2020.

La Delegación del Gobierno de Castilla-La Mancha aceptó finalmente en la tarde del martes la nueva propuesta de itinerario que los hosteleros de la región van a utilizar para formular su jornada de protesta el miércoles.

Los hosteleros salen a la calle ante las restricciones que sufre el rector desde el pasado 18 de enero.

Finalmente, sí que podrán culminar la manifestación en la Plaza del Conde de Toledo, frente a la sede del Gobierno regional, el Palacio de Fuensalida.

Fuentes de la Delegación han confirmado a Europa Press que en la tarde de este martes recibían una nueva fórmula para esta protesta, después de haber denegado la primera intención.

De este modo, la manifestación arrancará desde Tavera a las 10.00 horas. Cuando la marcha convocada llegue a Fuensalida, y escenifiquen allí una simbólica rotura de platos, la protesta se dará por finalizada.

Esta misma tarde el sector hostelero y los promotores de la manifestación convocaban una rueda de prensa en la que alertaban del intento de “boicot” de la Delegación del Gobierno contra esta medida de presión.

Según precisaban, se estaba entorpeciendo el desarrollo de la protesta prevista alegando tres extremos: que se estorbaría la salida del Colegio Divina Pastora, que el autobús municipal de la línea 2 no podría dar la vuelta en la cabecera de su parada y que en esa plaza aparcan coches oficiales.

En todo caso, la Delegación del Gobierno recuerda que en virtud de las normas vigentes y dictadas por la Comunidad Autónoma no está permitido cambiar de municipio y saltarse el cierre perimetral para acudir a la cita de Toledo. Al mismo tiempo, recuerdan a los manifestantes su obligación de garantizar la distancia de seguridad en todo momento, así como de cumplir las recomendaciones sanitarias.

Sorpresa la víspera

A escasas horas de la convocatoria prevista para este miércoles en Toledo, la Subdelegación del Gobierno prohibía a los hosteleros de Castilla-La Mancha protestar ante el Palacio de Fuensalida, como era su intención. En una rueda de prensa convocada de urgencia por vía telemática ante los medios de comunicación de la región, en la que ha participado LA CRÓNICA, los responsables provinciales explicaban lo ocurrido.

“Lo que se quiere es que no lleguemos a la puerta del Palacio de Fuensalida para mostrar nuestra disconformidad con la Junta de Comunidades”, enfatizaban. Para superar esas trabas, aceptarían salir antes y termina antes de lo previsto también, como finalmente se ha hecho.

Sin datos del posible levantamiento de las restricciones anti-Covid

Desde la Federación Regional de Hostelería aseguraban en la tarde del martes en esta comparecencia online que no ha habido ninguna negociación previa con esa patronal sobre la relajación de las medidas contra el COVID, que se anunciarán el jueves. “Nos tememos que eso también es propaganda política”, ha valorado con pesimismo José Rodero, presidente regional de los hosteleros y también presente en la cita.

Por su parte, Alfonso Silva ha recordado que no será la primera vez que los hosteleros se manifiesten ante las puertas de la sede la Junta de Comunidades, sin que los casos precedentes hubiera problemas. “Creo que es un derecho que no nos deben quitar”, apostillaba.

Desde la Asociación de Toledo se ha insistido en que “la manifestación se va a celebrar, sí o sí”.

Más información: