Balaguer y Rojo en el homenaje a los sanitarios fallecidos por el COVID, un acto realizado en Guadalajara el 26 de julio de 2021.
Balaguer y Rojo en el homenaje a los sanitarios fallecidos por el COVID, un acto realizado en Guadalajara el 26 de julio de 2021.

La Glorieta de los Médicos de Guadalajara cuenta desde este lunes con una placa en recuerdo y agradecimiento a la labor que ha realizado este colectivo y el de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado en la lucha frente a la COVID-19.

El presidente del Colegio de Médicos, Javier Balaguer, ha resaltado que al virus «aún no se le ha ganado la batalla» ya que hay una quinta ola en la que es «muy importante» tomar las medidas necesarias para evitar que se siga expandiendo el virus.

Con la presencia de las máximas autoridades de la provincia, entre ellas el alcalde de la capital, Alberto Rojo, se ha guardado un minuto de silencio en recuerdo a las víctimas y damnificados que ha dejado el virus. Luego, Balaguer ha recordado a los más de 140 médicos que han fallecido como consecuencia directa y los más de 3.000 enfermeros. El presidente colegial ha admitido que «este virus ha cambiado el día a día de las personas».

«Todavía la situación es crítica»

Balaguer ha puesto en valor la sanidad pública y la dureza «terrible» que esta pandemia ha supuesto en el colectivo médico ante la imposibilidad de mantener contacto directo con el paciente, tener que usar barreras físicas para evitar la infección y ante la ausencia inicial de medios ante una enfermedad nueva que se desconocía, ha resaltado.

«Hemos aprendido a vivir de la mirada en una época terriblemente dura», ha apuntado tras afirmar que todavía la situación es «crítica» y frente a la cual hay que seguir «peleando».

En este sentido, ha insistido en la trascendencia de continuar en el uso de la mascarilla y de acelerar la vacunación todo lo posible a nivel mundial porque si aparece una mutación en otro país, la pandemia puede dar un vuelco y llegar también a España.

Sobrecarga en la Sanidad

Un segundo mensaje de Balaguer ha sido el de las consecuencias que esta pandemia está teniendo sobre la sanidad en general. «La sanidad está sufriendo una sobrecarga que no se va a curar en un mes», ha apuntado tras insistir en que se van a necesitar «años para poder solucionarlo».

«Estamos en la quinta ola y es importante que la sociedad sepa que la infección por la COVID-19 va también mucho más allá de lo que es los daños por esta enfermedad ya que también está produciendo retraso en el manejo y tratamiento de otras enfermedades», ha subrayado convencido de que se necesitarán «al menos tres años» para que tanto la sanidad pública como la privada sean capaces de paliar los daños producidos por esta pandemia.

«Nunca hemos sido héroes pero si queremos ser servidores públicos», ha concluido entre los aplausos de los asistentes.

«Hay que aguantar un poquito más», dice el alcalde

«Hoy ponemos esta placa pero el mejor homenaje al personal sanitario y a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado es nuestra responsabilidad frente a la COVID-19. Hay que aguantar un poquito más», ha dicho por su parte el alcalde, Alberto Rojo, refiriéndose a los profesionales sanitarios como «el escudo y defensa en frente», llegando algunos incluso a perder la vida en este camino.

Para Rojo, la Glorieta de los Médicos debe contar con un recuerdo permanente de lo que está siendo la lucha frente a la pandemia.

Y aunque ha manifestado su convencimiento de que el horizonte actual es «esperanzador» gracias a la medicina y a un proceso de vacunación que va a «velocidad de crucero» en Castilla-La Mancha, ha insistido en la importancia de no bajar la guardia porque «ahora más que nunca hay que frenar al virus deteniendo los contagios».

Un acto emotivo que ha contado también con la presencia de representantes de las distintas administraciones así como de los grupos políticos con representación en el Consistorio y con las máximas autoridades de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.

Más información: