Toledo se promocionaba de esta guisa en Fitur en enero de 2020, en vísperas de la pandemia. (Foto: La Crónic@)
Toledo se promocionaba de esta guisa en Fitur en enero de 2020, en vísperas de la pandemia. (Foto: La Crónic@)

Los espaderos toledanos no levantan cabeza. La que los agrupa ha alertado de una caída del negocio cercana al 80% por la parálisis de los sectores turístico y hostelero desde marzo, que ha derivado en “el cese total de la fabricación de espadas”. El coronavirus no ha dejado de comprometer esta actividad, con siglos de historia en la capital regional.

Por esta razón, piden apoyo a la administración de cara a promocionar la espada toledana bajo la denominación ‘Espada hecha en Toledo’, donde se acogen las cinco empresas que aún fabrican “manteniendo viva la tradición”.

“La pandemia ha llevado al límite a las apenas cinco empresas que conforman la Asociación de Fabricantes de Espadas de la provincia de Toledo. Tanto el cese del turismo como la crítica situación de la hostelería ha reducido a un 80% una profesión de la que viven 40 personas”, alertan.

La temporada de mayor venta comprende de marzo a octubre, periodo en el que no solo la caída de turistas ha afectado. “En este panorama tan complejo y oscuro, la asociación de espaderos se considera olvidada por las administraciones, sin que nadie se haya interesado por su crítica situación”.