Médico del Hospital de Guadalajara. (Foto: Nacho Izquierdo)
Médico del Hospital de Guadalajara. (Foto: Nacho Izquierdo)

El consejero Fernández Sanz, responsable de la Sanidad de Castilla-La Mancha, ha comparecido este jueves en una sesión plenaria de las Cortes regionales. Allí se ha abordado la gestión de la crisis por parte del Gobierno. Ha sido el momento elegido para que 3.090 profesionales se han contagiado durante la pandemia, si bien se han curado ya 2.726, mientras que 364 permanecen aislados.

La Junta ha contratado durante la crisis sanitaria a un total de 4.569 profesionales sanitarios para hacer frente al avance del coronavirus, lo que supone un 15,2% del total de su plantilla. Es el mayor incremento en porcentaje de toda España, según ha asegurado este jueves el consejero de Sanidad, Jesús Fernández Sanz.

El titular de la Sanidad castellanomanchega ha desgranado, entre otros datos, la incorporación de 1.658 camas hospitalarias con todo el equipamiento a ellas aparejado.

Hay 172 respiradores almacenados

En total, se han gastado ya 144 millones de euros para la gestión de la pandemia, 83 de ellos para suministros y otros 14 para inversiones. Se han comprado 741 respiradores de los que 172 están almacenados y 25 están pendientes de llegar, y se han adquirido otros 9 equipos de radiología.

Según ha asegurado, en los peores momentos de la pandemia hubo en Castilla-La Mancha 419 camas de Unidad de Cuidados Intensivos ocupadas, más de 3.000 hospitalizados por COVID-19 y hasta 5.300 camas hospitalarias ocupadas, además de que el 58% de pacientes que acudían a servicios de urgencias acababan ingresados.

Más de 150.000 radiografías, medicamentos para más de 7.200 personas aisladas con ayuda de Geacam y agentes medioambientales, más de 6.300 intervenciones quirúrgicas –la mitad de ellas urgentes–, 2.941 partos atendidos, 18.000 pruebas TAC, 6.700 resonancias, 13.000 ecografías o seguimiento a más de 81.000 pacientes en Atención Primaria con más de 200.000 llamadas telefónicas han sido otros datos esgrimidos por Fernández Sanz para defender el buen funcionamiento de la sanidad castellanomanchega durante la crisis.

El consejero de Sanidad, en las Cortes de Castilla-La Mancha el 4 de junio de 2020.
El consejero de Sanidad, en las Cortes de Castilla-La Mancha el 4 de junio de 2020.

“No han faltado camas”

En este contexto, Fernández Sanz ha sido muy duro contra el Partido Popular y su labor de oposición durante esta pandemia. “No ha sido verdad que faltaran camas”.

En esta línea, se ha referido a la repetida propuesta de los ‘populares’ para que el Gobierno regional abriera el nuevo hospital de Toledo. “Ningún profesional sanitario me ha pedido abrirlo. Esto solo estaba en la mente de la oposición”, ha dicho.

“Y es que tienen tanta mala conciencia por haber parado las obras de todos los hospitales de la región que no les permite descansar y sí pensar en maldades”, ha abundado, lamentando la “falta de compromiso con personas y con instituciones” del Partido Popular.

El titular de la Sanidad castellanomanchega ha destacado que el virus “va a salir muy despacio” de la sociedad, y para eso “se necesita unión y palabras de aliento, y solo buenas palabras”.