Vuelven los salones de juego, muy condenados durante el estado de alarma.
Uno de los salones de juego abiertos en Guadalajara en los últimos años, situado en este caso en la calle Virgen del Amparo, a no mucha distancia de un instituto. (Foto: La Cró[email protected])

Guadalajara se ha convertido este viernes en la primera capital de la región en aprobar en pleno la declaración de zonas saturadas de locales de juego y casas de apuestas, concretamente, en los barrios del Alamín y Plan Sur (entre la Avenida del Ejército, calle Virgen de la Amparo y la A-2), declaración que ha sido aprobada por todos los grupos políticos salvo Vox, que se ha abstenido.

Salvo el Grupo Municipal Vox, todos los grupos políticos han apoyado esta propuesta que, en el caso concreto de Guadalajara, de acuerdo a la ley del juego aprobada el pasado año, contempla un máximo de 14 locales de estas características y ya tiene 12, siendo las mencionadas barriadas las que ya contemplan el máximo de licencias concedidas en este momento.

Mayor control del juego en Guadalajara

Ha sido una de las pocas veces en la que el Grupo Municipal Popular ha apoyado sin demoras las propuestas del equipo de Gobierno, incluso teniendo tiempo para bromear el portavoz, Jaime Carnicero, para quien esta declaración supone un buen arranque en el que tendrán que ir puliendo aspectos, mientras que desde el Grupo Socialista, la concejal de Seguridad, Pilar Sánchez, ha puesto el énfasis en cómo la propuesta va a suponer un mayor control en el juego.

Rafael Pérez Borda, portavoz de Ciudadanos, formación que gobierna con el PSOE en este ayuntamiento, ha incidido en la importancia de aplicar la ley y de no mirar hacia otro lado, reconociendo que se trata de un documento «dinámico» que tiene que estar abierto a las posibilidades de cambio.

Desde Aike, pese a mostrar su apoyo, su portavoz, Jorge Riendas, cree que podían haber sido más ambiciosos e incluir otras zonas en la que, aunque no se ha llegado al cupo, se está cerca, a lo que desde Unidas Podemos-IU han apostillado apuntando que se trata de «un buen comienzo» pero esperando también que se pueda seguir avanzando en este camino.

Por su parte, desde Vox han justificado su abstención en base a que consideran que la ley actual da pie todavía a muchas interpretaciones, ello, tras pedir sin éxito abstenerse por seguridad con el fin de esperar a la ampliación de esta normativa para «no meterse, posiblemente, en recursos».

Más información: