Ascensión Mendieta, durante los trabajos en el cementerio de Guadalajara. (Foto: Reuters)
Ascensión Mendieta, durante los trabajos en el cementerio de Guadalajara. (Foto: Reuters)

La Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) comenzará este jueves, 1 de octubre, nuevas exhumaciones en una de las fosas comunes del cementerio de Guadalajara. Los trabajos, que se prolongarán dos o tres semanas, buscan identificar los restos de 21 personas fusiladas tras el final de la guerra civil, ejecuciones cometidas entre el 24 de febrero y el 9 de marzo de 1940.

Esta exhumación se produce a instancias de los familiares. Se llevará a cabo en la fosa número 3 del cementerio civil, a escasos metros de donde ya se realizó alguna campaña anterior, especialmente conocida por la búsqueda de los restos de Timoteo Mendieta.

En busca de 21 cuerpos: esta es la relación…

Los cuerpos que ahora se buscan son los Jesús Barriopedro, albañil de Loranca de Tajuña, militante del PCE y Comisario Delegado de Guerra durante la contienda; José Burgos, nacido en Madrid y que residía en Loranca de Tajuña, donde trabajaba como jornalero;era militante del PCE y estaba afiliado a UGT. Pascual Cañas, nacido en Alcocer, donde trabajaba como carpintero. Andrés Carrascosa, nacido en Checa, donde trabajaba como carretero y labrador. Emiliano Cobos, de Moratilla de los Meleros, que residía en Loranca de Tajuña donde trabajaba como jornalero, que estaba afiliado a UGT y durante la guerra fue presidente de sindicato en la localidad.

También afiliado a UGT y militante del PCE era Francisco Cordón, nacido en Loranca de Tajuña donde trabajaba como jornalero; Miguel de Agustín, de Chiloeches, jornalero y afiliado a UGT, y Julio de Amil, de Renera, que residía en Loranca de Tajuña donde trabajaba como albañil y era militante del PCE y afiliado a UGT.

Manuel Fernández, de Loranca de Tajuña, donde trabajaba como labrador y era alcalde y pertenecía al PCE; Ildefonso García, de Budia, labrador y miembro del Consejo Municipal en representación de UGT; José Gonzalo, de Sacedón, chófer y presidente local de UGT; Santos Horcajada, de Alcocer, donde trabajaba como jornalero, Faustino López, natural de Guadalajara donde trabajaba como albañil.

Eugenio López, de Hiendelaencina y vecino de Pálmaces de Jadraque, donde trabajaba como jornalero; Bienvenido Maldonado, de Brihuega, donde trabajaba como curtidor y botero; Ubaldo Molina, nacido en La Isabela, el desaparecido poblado cercano a Sacedón, donde trabajaba como jornalero y era presidente local de UGT; Teodoro Montesinos, natural de Chiloeches, donde trabajaba como jornalero y era militante del PCE y afiliado a UGT.

También deberían aparecer los restos mortales de Antonio Puerto, de Sacedón, donde trabajaba como carpintero, militante del PSOE y alcalde de la localidad; Romualdo Puerto, de Sacedón, donde trabajaba como jornalero; Valentín Santiago, natural de Alcocer, donde trabajaba como campesino y era afiliado a UGT. Jacinto Tapia, natural de Argecilla, donde trabajaba como jornalero; Severiano Villa, de Almonacid de Zurita, donde trabajaba como zapatero, y era militante del PCE y afiliado a UGT, además de concejal, y Tomás Lorente, de Auñón, donde trabajaba como jornalero, que fue uno de los fundadores, en 1931, de la Casa del Pueblo y fue secretario de UGT hasta el final de la guerra.

La ARMH ya entregó en 2018 a las familias los restos identificados genéticamente de 22 personas que fueron exhumadas en el cementerio de Guadalajara, ejecutados en los fusilamientos posteriores al final de la contienda. Aquella exhumación se produjo dentro de la búsqueda de los restos de Timoteo Mendieta, promovida por la jueza argentina María Servini, que desde el año 2010 investiga los crímenes del franquismo en aplicación del principio de justicia universal.

Más información: