Carnicero, en una anterior comparecencia sobre esta misma cuestión.

Pocos después de la rueda de prensa de los alcalde de Guadalajara y Marchamalo de la que ha informado puntualmente LA CRÓNICA, llegaba la reacción del PP, partido político que se considera detonante de la actuación.

Desde el Grupo Municipal Popular objetan que el alcalde de Guadalajara, Alberto Rojo, “solo reacciona y actúa cuando el Partido Popular denuncia o pone de manifiesto su incapacidad para tomar iniciativas o cuando se ve acorralado como en este caso tras la comunicación del PP al Tribunal de Cuentas”.

A este respecto, el portavoz del Grupo Popular, Jaime Carnicero, ha vuelto a poner de manifiesto “los retrasos deliberados y el interés político de Alberto Rojo, que ha estado perdonando la liquidación del agua y alcantarillado al Ayuntamiento de Marchamalo mientras sí lo ha estado girando a vecinos y empresas de la ciudad”.

«Un alcalde inseguro que sigue sin arrancar»

“Es la doble vara de medir de este alcalde inseguro que sigue sin arrancar”, ha dicho Carnicero reafirmándose en que “los informes que inician el expediente establecen claramente que las liquidaciones que se tienen que practicar son conforme a las ordenanzas fiscales y se está produciendo una minoración en la recaudación del Ayuntamiento de Guadalajara de 1.080.955,41 euros anual”.

Ante el anuncio de Rojo de este jueves en rueda de prensa de un “nuevo convenio” entre el Ayuntamiento de Guadalajara y el de Marchamalo, un día después de la comparecencia del Grupo Popular, el portavoz del Grupo Popular ha explicado que “con este convenio que anuncia Rojo está reconociendo su inacción durante sus años de gobierno y que el PP tiene razón cuando sostiene que Marchamalo no paga lo que fiscalmente se le exige”.

No obstante, este nuevo acuerdo “no solo no permite recaudar las cantidades pasadas que hemos puesto en conocimiento del Tribunal de Cuentas, sino que además se bonifica al Consistorio gallardo; cosa que no hace con la ciudad de Guadalajara”.

Un expediente iniciado en enero de 2018

Carnicero ha recordado que el expediente de este asunto se inició el 24 de enero de 2018 cuando el Ayuntamiento, con gobierno del Partido Popular, puso en conocimiento del Ayuntamiento de Marchamalo que se habían acabado las obras de segregación de la red de agua y, como tal, había que empezar a cobrar conforme a las ordenanzas fiscales vigentes, siendo el Ayuntamiento de Marchamalo el que demandó al Ayuntamiento de Guadalajara en 2018.

Con respecto a la afirmación de Rojo que dice que “ahora sí disponemos de tecnología para saber cuál es el consumo real del Polígono del Henares”, Carnicero ha dicho que “miente descaradamente, porque esos consumos se llevan midiendo al litro, que no al céntimo como dice Rojo, desde junio de 2018 cuando se acabó la obra de segregación y se instalaron los caudalímetros”.

Carnicero ha instado a Rojo a que explique “por qué el expediente judicial está parado desde el 4 de febrero de 2020 con los perjuicios económicos que ha ocasionado a la ciudad” y “por qué desde el 2 de octubre de 2020 -fecha en que tenía que estar firmado el convenio que quieren firmar ahora 11 meses más tarde- Rojo no ha hecho nada por actualizar la situación”.

Más información: