Ximo Puig, en las Cortes Valencianas. (Foto: EP)
Ximo Puig, en las Cortes Valencianas. (Foto: EP)

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, ha defendido que el Gobierno valenciano está haciendo «lo que tiene que hacer» en materia de agua y ha apuntado: «Hasta 39 veces hemos ido a los tribunales por esta cuestión, por trasvases que no considerábamos justos, y vamos a continuar haciéndolo».

Puig se ha pronunciado así en su intervención en la sesión de control de Les Corts, después de que la síndica del PP María José Catalá le haya preguntado si está dispuesto a ir a los tribunales si se aprueba el decreto del Tajo-Segura. «No permita que nos humillen», le ha reclamado la ‘popular’.

Al respecto, el ‘president’ ha manifestado: «No nos hace falta nada, que haya una especie de convocatoria o ‘aquelarre'» para ir a los tribunales». «Lo vamos a hacer con visión clara. Queremos soluciones para siempre para el agua de la Comunitat y Alicante y en ese mix tienen que estar todos los recursos».

Y ha agregado: «No estamos dispuestos a aceptar, por eso hemos hecho alegaciones, criterios que no están sustanciados técnicamente ni son rigurosos ni corresponden al interés general», ha manifestado. «Con total legitimidad y fortaleza le hemos dicho al Gobierno que no estamos de acuerdo y estaremos en frente en todos los ámbitos, pero por los regantes vamos a continuar negociando», ha dicho.

Puig ha insistido en que el Gobierno valenciano será «coherente» y actuará «con máxima consecuencia» con el objetivo de defender el trasvase y buscar soluciones para que haya agua para siempre.

Puig y el PP de Castilla-La Mancha

Y a Catalá le ha dicho: «Sus guerras no han aportado nada. Se trata de conseguir lo que queremos: agua de calidad y al precio competitivo y en esto vamos a trabajar. Trabajaremos desde un punto de vista judicial y político porque estamos con la razón y nos gustaría que vosotros nos ayudarais y buscaseis soluciones también con vuestros compañeros de Castilla La Mancha, que van más allá y piden el cierre del Tajo-Segura», le ha reclamado.

Catalá le ha respondido que su «problema» es que habla de defender el agua «y no es verdad». «El problema –ha añadido– es el manual del PSOE en materia de agua y trasvases. El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, habla de eliminar trasvases y el presidente de Castilla-La Mancha, el socialista Emiliano García Page, se mofa de usted cuando le invita a ir a Israel para ver las técnicas de aprovechamiento del agua. ¿Va a consentir estas humillaciones al pueblo valenciano», le ha interpelado.

«Espero –le ha indicado– que salga aquí –a la tribuna– y obligue a rectificar sus palabras. ¿Le obligará a Sánchez a no aprobar el decreto en el Consejo de Ministros?; ¿Estaría dispuesto, si se aprueba el decreto, a combatirlo en los tribunales?», le ha preguntado.

Puig ha contestado que «la humillación es todavía ver en los medios de comunicación y en los tribunales lo que hicieron ustedes (PP) durante tantos años».

«Nosotros –ha añadido– no tenemos que demostrar nada respecto a la defensa del interés general de los ciudadanos. Hemos estado donde toca en todo momento y así continuaremos estando siempre. Defendiendo a los agricultores y a los regantes de la Comunitat».

Y ha añadido: «La única vez que el Tajo-Segura estuvo sin trasladar fue con el PP». Puig, además, ha preguntado a Catalá: «¿Cuando se producirá el trasvase del Júcar-Vinalopó? Con el gobierno actual de la Generalitat, no con anteriores», ha afirmado.

El ‘president’ ha concluido: «A mí no me humilla quien quiere. Ni a mí ni al pueblo valenciano. Es mucho más que cualquier cosa que pueda decir García-Page o quien sea». Y le ha hecho una petición a Catalá: «Dígale a la presidenta de la Comunidad de Madrid que depure. Uno de los problemas graves del Tajo es que la Comunidad de Madrid no depura. Es un problema gravísimo», ha apostillado.

Más información: