A 6 litros cobran en algún restaurante madrileño el medio litro de este agua de Castilla-La Mancha.
A 6 litros cobran en algún restaurante madrileño el medio litro de este agua de Castilla-La Mancha.

Dani Brasserie es uno de los lugares de moda en Madrid para quien pueda pagárselo. Se trata del nuevo proyecto de Dani García, conocido por su anterior restaurante, que llegó a acumular tres estrellas Michelin. Ocupa la parte superior del edificio rehabilitado tras largos años de obras en la calle de Alcalá de Madrid, frente al Casino y a escasos metros de la Puerta del Sol. El comedor, con extensión en la azotea, está unos metros por encima del antiguo despacho de Mario Conde. Algunos precios recuerdan, necesariamente, algunos comportamientos del banquero.

Edificio rehabilitado en Madrid, que incluye el hotel de lujo Four Seasons.
Edificio rehabilitado en Madrid, que incluye el hotel de lujo Four Seasons.

Estos días ha sido anécdota comentada, por ejemplo, lo que cuesta servida en mesa un agua procedente de los Montes de Toledo, en la vertiente de Ciudad Real. Más concretamente, la que es embotellada en Villarrubia de los Ojos por la empresa Agua-Mancha, SL y comercializada bajo la marca Numen. Cobran 6 euros la botella de medio litro en mesa lo cual da, tras una sencilla operación matemática, el impactante precio de 12 euros el litro. Una reseña en el diario ABC ponía de manifiesto el estratosférico importe de ese líquido, casi siempre humilde pero esta vez con pretensiones de alto lujo y que “mana de un lugar fascinante y misterioso”, según la propia empresa en su página web.

En los mercados de El Corte Inglés también se vende, a un coste (1,95 euros el medio litro) superior al de muchos vinos manchegos, no necesariamente imbebibles. Para animar a su consumo, en el portal de esa gran superficie se insiste en que se trata de “un agua de gran calidad y saludable, de mineralización débil y residuo seco bajo”.

En los próximos meses, desde Guadalajara se podrá empezar a mandar agua de los embalses de la cabecera del Tajo a más de medio centenar de localidades de La Mancha, por la tubería que ya está terminada de construir. No tendrá ese precio. De hecho, los ribereños de Entrepeñas no se beneficiarán en nada ni cobrarán un céntimo por el agua de ese nuevo trasvase, acometido esta vez dentro de la propia Castilla-La Mancha.

No hay dos aguas iguales, aunque lo parezcan.

Más información: