Hospital de Guadalajara. (Foto: La Crónic@)
Servicio de Radiología del Hospital de Guadalajara. (Foto: La Crónic@)

Reforzar la capacidad diagnóstica de los hospitales de Castilla-La Mancha ha sido el propósito al dotarlos desde la Junta con nuevos equipos de radiología portátil. Este tipo de aparatos se han convertido en una de las piezas fundamentales para la valoración de los pacientes afectados por coronavirus, ya que a través de la realización de placas de tórax es posible conocer la afectación pulmonar de los pacientes y tomar decisiones clínicas al respecto.

Al comienzo de la pandemia había 33 de estos equipos disponibles en toda la región. Después se decidió la adquisición de nuevos aparatos para dar respuesta al incremento de la demanda asistencial.

En este sentido, el Gobierno regional ha tramitado la adquisición de cinco nuevos equipos de radiología portátil que se irán distribuyendo en función de las necesidades. “Algunos de estos nuevos aparatos ya han sido entregados y está previsto que en las próximas semanas se complete la llegada del resto”, destacan desde Toledo.

Placas de tórax

Estos equipos portátiles se destinan a la realización de radiología de tórax de pacientes en urgencias, unidades de cuidados intensivos o plantas de hospitalización, es decir, permiten que los técnicos especialistas en radiodiagnóstico se desplacen allí donde está el paciente sin necesidad de que éstos tengan que ser movilizados, evitando así los posibles riesgos que ello puede suponer.

Estos aparatos no solo se utilizan en el diagnóstico inicial del paciente afectado por coronavirus, sino también para el análisis evolutivo de la afectación pulmonar de los pacientes o posibles complicaciones de la enfermedad, facilitando así la toma de decisiones de los clínicos.