Apenas unas horas después de que la presidenta de los empresarios de Guadalajara expresara en LA CRÓNICA sus temores de que la política fiscal de la Comunidad de Madrid perjudicara a las empresas asentadas en Guadalajara, el presidente Page ha lanzado un mensaje de confianza sobre las relaciones entre la Comunidad vecina y Castilla-La Mancha. Lo ha hecho en la mañana del lunes, a preguntas de este diario, como se comprueba en el vídeo adjunto.

García-Page ha reconocido que ya ha tenido varias entrevistas con la presidenta madrileña, Isabel Martínez Ayuso, pese a su muy reciente toma de posesión. El presidente regional ha destacado no sólo la eficacia en la colaboración interregional en los incendios forestales de este verano, sino su confianza de que se abran nuevas vías de colaboración.

Especial interés demuestra García-Page en hacer realidad su viejo deseo de "coordinar los corredores económicos" que surcan ambas regiones, a través del Henares y de La Sagra. Page descarta incluso que se pueda hablar ya de "efecto frontera" entre ambas autonomías, al tiempo que defiende una fiscalidad general y "convergente" para toda España porque, como destaca, "las autonomías no estamos para improvisar políticas fiscales". Tanto es así, que se ha mostrado dispuesto a devolver Patrimonio y Sucesiones al Estado dentro de una reorganización fiscal general, ya que entiende que ambos impuestos son "el chocolate del loro" para la Hacienda castellano-machega.