La fachada del Ayuntamiento de Guadalajara con los colores que son posibles con la nueva iluminación LED. En el PP aún esperan poder teñir de azul de nuevo las Casas Consistoriales, políticamente hablando, con la ayuda del "verde" de Vox.

El secretario de Organización del PSOE regional, Sergio Gutiérrez, ha hurgado este domingo en uno de los problemas más notorios del PP, tanto en Guadalajara como en el conjunto de Castilla-La Mancha: la falta de candidatos investidos ya para las elecciones municipales del próximo 2023.

Gutiérrez cree que la débil respuesta por parte de Núñez a la polémica sobre el trasvase sería la prueba, del «intercambio que están haciendo de candidatos por políticas», de elegir los candidatos del PP en Castilla-La Mancha, «a cambio de ceder en materia de agua, en financiación o en el cementerio nuclear» ante la dirección nacional del PP en Génova.

La explicación es enrevesada, pero desde el PSOE creen que tiene fundamento: consideran que la tardanza del PP en nombrar a sus candidatos municipales en la región se debe a esta situación, ya que «desde que el propio Núñez anunció que iba a nombrar a los candidatos ha habido hasta cuatro prórrogas diferentes».

«Al final lo que estamos viendo es que desde Génova amenazan al candidato del PP en nombrarle a los candidatos», ha apuntado y ha añadido que, como contrapartida, Núñez «está cediendo, una vez más, en perjudicar a los intereses de la región».

El dirigente socialista ha pedido a Núñez «que sea fuerte, que aguante y que se enfrente a Génova por Castilla-La Mancha», ya que si quiere ser candidato «no puede demostrar una vez más ser una sucursal ni de Génova ni del Levante», sino que tiene que querer a la región, empezando por lo más obvio que es poder nombrar a sus propios candidatos».

«Si hoy el PP de Castilla-La Mancha amara esta región, lo que estaría haciendo su candidato a la Junta de Comunidades sería replicar al presidente de Murcia», que es lo que está haciendo desde el PSOE regional «con mucha contundencia», ha sostenido, volviendo a llevar la agenda política al agua del trasvase, en línea con lo que viene sucediendo desde hace meses.

El PP, en clave nacional

Desde el PP, el mayor número de declaraciones está dirigido a la cuestión del delito de sedición, por considerarlo un flanco débil en los socialistas.

Ese fue el planteamiento de la intervención de Paco Núñez, el pasado fin de semana, en la comida de Navidad del PP de Guadalajara. «Que ningún vecino de Castilla-La Mancha se deje engañar, a Page no le preocupa cómo esté Castilla-La Mancha o España, ya que le preocupa lo mismo que a Sánchez, que es estar anclado al sillón» porque, en caso contrario, hubiera cumplido su palabra de «romper el PSOE antes de romper España».

Por último, Núñez subrayó que, para echar a Sánchez, primero hay que ganar a Page en Castilla-La Mancha el próximo mes de mayo.


Más información: