anuncio de la suspensión de las Ferias de Guadalajara para 2020.
anuncio de la suspensión de las Ferias de Guadalajara para 2020.

A las diez y doce minutos del viernes, 5 de junio de 2020, quedaban públicamente suspendidas las Ferias de Guadalajara de 2020. Era el momento en que Alberto Rojo, alcalde de la capital alcarreña, al fin confirmaba una decisión que apenas nadie dudaba desde hace muchas semanas que fuera a producirse.

“Ahora sí es el momento de abordar todo lo necesario sobre nuestras Ferias” ha dicho, solemne, en una declaración que ha leído en el salón de plenos y ante las cámaras. Le flanqueaban, además de Sara Simón, representantes de dos peñas, del gremio de Hostelería e incluso el presidente de la cofradía de la Virgen de la Antigua, Emilio Vega.

Quienes se han perdido la escenificación de la suspensión han sido los que primero la solicitaron: los representantes de la empresa adjudicataria del coso de Las Cruces. Según ha reconocido el propio alcalde, fueron ellos los primeros en reclamar de Alcaldía que se les eximiera de organizar una feria taurina de improbable celebración y con nulas posibilidades de rentabilidad.

Sin directrices del Estado

Dentro de la declaración leída por el alcalde de Guadalajara se contenía una velada crítica al Gobierno de España. Alberto Rojo asegura que ha pedido en más de una ocasión “pautas claras” del Estado sobre cómo abordar unos festejos con inevitables concentraciones de personas. Asegura también que no las ha recibido y que no las hay, al menos hasta el momento.

“No existen garantías suficientes para la celebración de las Ferias y Fiestas”, ha insistido el alcalde”, que lo ha resumido en una frase: “Tendremos que esperar a 2021 para un chupinazo”.

En su comparecencia, el alcalde ha explicado que ahora la prioridad es la respuesta a la pandemia y el apoyo a los colectivos más vulnerables y a la economía de la ciudad.

“Sin que los ayuntamientos tengamos directrices claras, la prudencia y el objetivo máximo de proteger nuestra salud convierten en inviables las aglomeraciones y actos en los que no puede existir distancia social”, ha señalado el regidor.

“Tendremos que esperar a 2021 para que un nuevo chupinazo vuelva a dar una Semana Grande repleta de color, alegría, música y reencuentros masivos en nuestras calles” ha apostillado el primer edil, tras reconocer que es la decisión más prudente. Consciente de que las fiestas patronales son una fecha marcada en el calendario y esperada por muchos vecinos, especialmente los jóvenes, ha reconocido que aunque se adopta esta decisión “desde la tristeza y cierta añoranza”, la razón para no celebrarlas es una pandemia global que ha paralizado las vidas y ha dejado miles de muertes y “una senda de dolor insoportable”.

Ha precisado que esta determinación se ha adoptado después de que la concejal de Festejos se haya reunido, en los últimos días, con los distintos colectivos involucrados en estas fiestas como son los representantes de los hosteleros y el comercio, el presidente de la Cofradía de la Virgen de la Antigua y con la empresa responsable de los eventos taurinos –ausentes este viernes por razones laborales– y según Rojo, “de forma mayoritaria” todos ha entendido que al ser evidente que no podrían celebrarse como marca la tradición, lo mejor era esperar al próximo año.

En su intervención, el alcalde ha agradecido el trabajo de todas las personas y colectivos que participan en la celebración de este evento y ha asegurado a los hosteleros, comerciantes y empresas de espectáculos que comprende las consecuencias que esta suspensión puede tener en sus negocios y por ello les ha mostrado la intención del Ayuntamiento de realizar un esfuerzo para “echarles una mano”, al margen de las líneas de ayuda que pronto estarán en marcha.

De igual modo, ha elogiado a las veinte peñas de Guadalajara por sus iniciativas solidarias que en estos momentos de pandemia han desarrollado y las campañas que han puesto en marcha de apoyo a los comercios locales y por la colaboración en las ferias porque “solo un peñista sabe lo que significa el día del chupinazo, y no cabe duda de que este 14 de septiembre será muy triste”, ha añadido.

Futura mesa de trabajo

En todo caso, ha subrayado que la concejal de Festejos convocará, en cuanto sea posible, la mesa de trabajo para abordar cambios en el modelo de ferias y ha hecho un llamamiento a la esperanza para que dentro de un año Guadalajara esté en condiciones de poder decir que “ultimamos las mejores Ferias y Fiestas de Guadalajara y las más deseadas y esperadas”.

“Con fajín y pañuelo morado que Guadalajara no dude que volveremos a encontrarnos”, ha concluido su intervención el alcalde, que ha pedido nuevamente ánimo ante esta situación y ha mostrado un recuerdo especial para todas aquellas personas que han perdido la vida en esta pandemia.

Después de tanta demora en tomar esta decisión tampoco han llegado ni siquiera esbozos de posibles alternativas festivas para septiembre, como en su momento llegó a insinuar en alguna de sus comparecencias semanales. A tres de meses vista, lo único seguro ya es que no habrá Ferias en Guadalajara este 2020, ni como siempre fueron ni con un nuevo formato.

Más información: