Asistentes a una misa, con mascarillas.
Asistentes a una misa, con mascarillas.

En la Diócesis de Sigüenza-Guadalajara se restaura la práctica habitual del precepto dominical, que había quedado en suspenso durante el período de alarma. Según ella, la misa del domingo obliga canónicamente a todas las personas en edad y condiciones de poder asistir, mientras que “las personas mayores en situación de riesgo por edad, enfermedad u otros motivos graves” están dispensadas del precepto.

Esta es la más relevante de las medidas que acaba de establecer el Obispado. Finalizado el estado de alarma el día 21, con fecha de 25 de junio monseñor Atilano Rodríguez, obispo de la Diócesis, ha decretado las medidas de prevención a observar por las comunidades diocesanas en las celebraciones de culto público.

Son normas aprobadas por los cinco obispos de la Provincia Eclesiástica de Toledo que dejan sin vigencia las anteriores. Una parte de las 13 indicaciones dadas se refieren a las medidas de higiene, aforo y distancias, limpieza y ventilación de templos, además de a formas saludables de participación en los actos de culto. Otras precisan aspectos sobre celebraciones de funerales, matrimonios, primeras comuniones, misas patronales, procesiones y coros parroquiales.